El Gobierno ha abierto la puerta a que las personas cuya situación económica haya sufrido por culpa del coronavirus, puedan solicitar a sus bancos una moratoria en el pago de sus hipotecas durante 1 mes.

Por otro lado, hay muchos bancos que han arrancado de forma individual una opción para que los clientes puedan acogerse a una moratorio de hasta 12 meses.

¿En qué consiste la moratoria?

La moratoria consiste en aplazar el pago de la cuota de la hipoteca de nuestra vivienda. En el caso de la impuesta por el gobierno, su duración es de 1 mes.

Los requisitos que se exigen

La moratoria será aplicable para:

  • Trabajadores autónomos o por cuenta ajena.
  • Hipotecas sobre vivienda habitual, viviendas en los que se desarrolle una actividad económica o viviendas que estén alquiladas y sobre las que se haya dejado de percibir la renta.

Si cumples con alguno de esos apartados, los requisitos económicos son los siguientes:

  • Te has quedado en paro o, si eres autónomo/empresa, hayas sufrido una “perdida sustancial” en los ingresos.
  • Que los ingresos netos de la unidad familiar no excedan de 3 veces el IPREM.
  • Que la cuota de la hipoteca, los gastos y los suministros básicos sean superiores al 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.

¿Cómo se pide la moratoria?

Como la moratoria se solicita directamente al banco con el que trabajamos, la documentación se la tenemos que aportar a ellos y es la siguiente:

  • Certificado de estar en situación de desempleo / cese de actividad en caso de ser autónomo
  • Libro de familia
  • Certificado de empadronamiento de las personas con las que se conviva
  • Nota simple de la vivienda
  • Escritura de compraventa y formalización del préstamo
  • Declaración del interesado de que se cumplen todos los requisitos