Hay ocasiones en las que, de cara a vender un piso mejor, más rápido o más caro, es necesario “lavarle la cara” o incluso meternos en algo más.

¿Vale la pena reformar un piso antes de vender?

Normalmente, hacer grandes cambios a una vivienda para ponerla a la venta no suele ser recomendable, por ejemplo:

  • Cambiar la cocina -> Es caro y podría no gustar a la persona que venga a verlo.
  • Cambiar baños -> Igual que lo anterior
  • Cambiar ventanas -> El precio que paguemos probablemente no se verá incrementado en el precio de venta.

¿Qué cosas si son rentables a la hora de reformar para vender?

Si nos fijamos en las “pequeñas” cosas (hablando del dinero que cuestan) que mejor le vienen a un piso para resultar más llamativo a las visitas que tengamos, podríamos hablar de:

  • Pintura
  • Decoración
  • Mobiliario correcto

Vamos a profundizar un poco más en cada una y a poner algún ejemplo visual.

Pintar el piso

Lo lógico sería buscar lo más neutro y esto ahora mismo es buscar los colores blancos, grises y algún otro tono claro.

Si tenemos gotelé en las paredes, una buena idea puede ser aprovechar para quitarlo y pintar porque casi todo el mundo pone esta tarea como las primeras a realizar en un piso recién comprado que tenga gotelé.

Si tenemos habitaciones que ya son blancas o grises, valdrá con una mano para “sanear”, pero si tenemos otros colores más llamativos (rosas, morados, verdes…) lo ideal sería cambiarlo totalmente y dejarlas neutras.

En las siguientes fotos os enseñamos un piso que comercializamos hace un tiempo en el que se ve como cambiando los colores y añadiendo algún pequeño mueble, hacemos que cambie por completo la presentación de un salón.

salon-antiguo-suances

Decoración

Aunque es un apartado un tanto difícil (no todos tenemos la facilidad que tiene la gente de IKEA), podemos coger ideas de aquí y de allá para conseguir un resultado aceptable.

Siguiendo con el ejemplo del piso anterior, os enseñamos un par de detalles más de decoración que son sencillos de llevar a cabo:

El mobiliario

Aquí hay mucha diferencia entre gastarse 4 duros y poner unos buenos muebles, pero como lo que buscamos, ante todo, es que a la gente no le disguste nuestra casa, intentaremos hacerlo lo más sencillo posible.

  • Quitaremos los muebles antiguos de forma que no se le “añadan años” a nuestra vivienda.
  • Podemos incorporar cosas que vistan la casa y nos hagan sentir a gusto: flores, libros, mantas, alfombras…
  • Y por último, pero no menos importante, guardaremos todo lo personal: fotos, ceniceros, orlas del colegio, comunión… todas esas cosas que serán de poco interés para alguien que viene a visitar tu piso.

Extra: Las fotografías

Si después de todo el trabajo que nos hemos metido entre pecho y espalda, hacemos unas fotografías terribles, no seremos capaces de transmitir a la gente que ve nuestro anuncio, lo bonito que es nuestro piso.

Os dejamos aquí un enlace sobre cómo hacer fotografías de tu piso para que el resultado sea el mejor y también 2 fotos más del mismo piso que os hemos ido enseñando.